miércoles, 26 de noviembre de 2008

50 mujeres mas poderosas de México

La conquista
Teresa Garza hacía sus pininos en la cervecería Femsa, recién egresada de la carrera de ingeniería industrial, cuando le ‘llovió’ por primera vez, hace 17 años. Ella trabajaba los horarios más largos de su equipo, imaginando que así ganaría una plaza en Sistemas, pero fue un compañero quien lo consiguió. “Fui con el director del área para preguntarle por qué no me daba la plaza. Me dijo que ese chico no tenía padre, estaba próximo a casarse y que el principio de la cervecería era ayudar a las familias mexicanas”. También le sugirió que no querían truncar la posibilidad de que ella formara una familia, dándole un cargo así.
Femsa sigue hoy entre las empresas que no tienen a mujeres en cargos altos. Lo mismo pasa en Cemex, Alfa, Vitro, Pemex, Bimbo, e Hylsa (ahora Ternium) y otras, que representan 53% de las empresas mexicanas. “Miro la realidad de facto: (en el corporativo en México de la trasnacional Ternium) no hay mujeres en mandos medios ni directivos”, señala Miguel Ángel Puente, director de Recursos Humanos de esa siderúrgica.
Algunos expertos apuntan que en Monterrey prevalece la segregación femenina. “Hay una ironía. La ciudad más gringa de México es Monterrey, pero es la más machista”, asegura John Smith, buscador de ejecutivos de la firma Smith Search.
Para Ana Baños, directora de Capital Humano en la consultora Deloitte, esto tiene explicación. Los corporativos del norte comenzaron como empresas familiares y se han institucionalizado de forma más lenta sin necesidad de incluir a las mujeres.
Como pocos, César Muñiz, cazatalentos de Russell Reynolds, admite que algunas empresas dan órdenes específicas sobre el género de los candidatos a reclutar. “Hay quienes nos piden directamente que no quieren mujeres u homosexuales, pero nosotros no podemos trabajar bajo esas condiciones”.
En esto está de acuerdo Teresa Garza, que no logró un cargo directivo en 12 años de carrera en Gamesa, mientras estuvo en posesión de mexicanos. Cuando Pepsi compró esta compañía, en 1990, la trasnacional nombró a una mujer como directora. “Las multinacionales no te etiquetan, (ahí) todos tienen los mismos derechos”, opina Garza, actual directora de Recursos Humanos de Grupo Salinas. El ranking de Expansión encontró más mujeres directivas en multinacionales establecidas en el país (54% del total) que en compañías mexicanas (46%).